Tips de equipos para tu Cocina Saludable

 

Como Coach en salud uno de los grandes cambios de hábito que promuevo es encantarse con la cocina. Aprender a elegir los alimentos, buscar recetas, tomar cursos de cocina sana, comprar los  equipos adecuados, organizar cenas saludables con amigos, visitar restaurantes saludables y tiendas de alimentos saludables. Son varios nuevos desafíos que por los cuales te quiero acompañar paso a paso para que tu camino sea fácil y entretenido.

Hoy te ayudaremos a elegir los materiales y equipos de cocina más adecuados en cocina sana y de preferencia accesibles.

Materiales Básicos

Algunos elementos imprescindibles son:

  • Un buen paño de cocina. Nos ayudará a tomar las ollas, secarnos las manos , limpiar y secar los utensilios.
  • Un delantal de cocina. Importante para cuidar la ropa.
  • Una tabla para cortar. Se recomienda una de madera en lugar de plástico, ¿Porqué? Porque a medida que vas cortando los alimentos se producen rupturas en la tabla, provocando que restos de alimentos queden adheridos y se desarrollen bacterias, lo cual puede derivar en intoxicaciones alimentarias. En cambio, la madera posee la propiedad de ayudar a neutralizar estas bacterias, no como el plástico. Por supuesto que después de cada utilización es bueno limpiarla con agua y jabón, además es importante no usar cloro ya que este puede impregnarse en la tabla y luego  impregnar los alimentos.
  • Utensilios en madera como cucharas, espátulas para revolver en ollas y sartenes.

 

 

a) Baterías de Cocina

  • Vamos a evitar cocinar con teflón puesto que éste posee partículas de PFOA y PSOA, siendo potencialmente cancerígenas. Existen estudios que demuestran que dañan la glándula tiroidea.
  • Los sartenes con revestimiento de cerámica han llegado a las grandes tiendas. Es cierto que no son dañinos para la salud, sin embargo su vida útil es bien acotada y luego de algunos usos la cerámica comienza a gastarse.

    La mejor elección para nuestras ollas de cocina saludable se hará entre 3 materiales:

  • Acero inoxidable, en especial el acero 18/10 .

  • Se aconseja tener todas las ollas en acero inoxidable y por lo menos un sartén en acero inoxidable. En especial debido a que el acero inoxidable puede ir todo tipo de calor: eléctrico, gas, de cerámica e inducción. El acero inoxidable no tiene ningún efecto negativo en la salud, no hay ningún residuo que pueda llegar a los alimentos y su vida útil, si se cuidan puede ser de 20 ó 30 años.El sartén de inoxidable es ideal para cocer a fuego lento. La única falencia del inoxidable es que se pega un poco. No es antiadherente por lo que para huevos, panqueques, crepes, se podrían pegar. En estos casos es mejor utilizar otros materiales como los que hablaremos a continuación.En inoxidable es bueno también tener una marmita para las sopas. Una o dos fuentes o bowl en inoxidable son indispensable para mezclar, es menos frágil que el vidrio, menos dañino que un bowl de plástico para la salud, para la pastelería es indispensable. 
  • Otro material que aconsejamos utilizar es:
  • Barro o Greda

  • La greda o barro es un material usado ancestralmente y uno de los mejores para cocinar hasta ahora debido a sus distintas ventajas, por lo que si tienes alguna tetera u olla de este material no dudes en utilizarla.

    ¿Por qué es bueno este material?

    Porque es un material abundante en la tierra y reciclable por lo tanto es una perfecta opción ecológica para usar. Así mismo, las personas naturistas afirman que cocinar con barro en una de las técnicas más saludables por la razón de que el barro es en su origen tierra, y la tierra tiene nutrientes que el cuerpo humano necesita y asimila con facilidad, por lo que el barro es perfecto para las actividades culinarias.

    También por su composición porosa, ya que permite que el vapor excesivo escape de la olla entregando la humedad necesaria para que los alimentos se cuezan mejor, de esa forma mantiene la comida caliente por mucho más tiempo y al ser de materiales naturales, es una opción saludable para el cuerpo humano, que no deja ningún componente tóxico en las comidas que afecten a largo plazo. Y es por esa misma cocción larga y constante en calor, que la comida queda con sabores más intensos, entregando platos deliciosos para compartir en familia.

     Además, para la vida actual, es un instrumento práctico que se puede usar en microondas, horno y lavar en lavavajillas.

    ¿Qué cuidados debo tener?

    Hay que cuidar al momento de comprar los utensilios de barro, ya que aunque la mayoría tienen esmaltes aptos para la salud, existen algunos de baja calidad con esmaltes que podrían tener plomo u otros materiales pesados que contaminen la comida, por ello, es importante invertir en buenos productos de barro o greda que además puedes encontrar más variedad en Latinoamérica y su durabilidad es mayor a otros materiales.

    También existen opciones naturales para impermeabilizar las ollas en caso de comprar sin ningún esmalte o para reforzar el esmaltado, y es empapándolas con aceite y horneándolas a fuego lento por cerca de 30min antes de usarlas por primera vez.

    Para eliminar cualquier olor a barro, se puede hacer hervir agua con sal y colocarlo en el utensilio con bicarbonato, de esta manera quedará totalmente inocuo en aroma y sabor.

    Como consejo, nunca coloques a lavar la olla apenas la saques del fuego o del horno ya que se puede quebrar o resquebrajar, lo mejor es dejarla a que se enfríe o entibie antes de lavarla y así su durabilidad será mayor.

    Ventajas y desventajas

    Como vimos, el material de barro o greda posee varios beneficios a comparación de otros materiales, entre estos son que los alimentos no se pegan, las comidas obtienen mejor sabor y se mantienen calientes por más tiempo, son libres de componentes como el PFOA en su fabricación, y al ser de materiales naturales, en el caso de que se desprendan sustancias estas son similares al cuerpo humano por lo que son saludables de utilizar en la cocina y no perjudican la salud.

    Así también, la greda o barro tienen sus desventajas a considerar, como que son más pesadas y frágiles que otros materiales por lo que requieren de espacios y cuidados especiales. Otra desventaja es que no se puede someter a cambios bruscos de temperatura porque se pueden trizar o romper, y que al calentarse, éstas lo hacen en su totalidad por lo cual hay que tener cuidado al manipularlas.


  • Hierro

  • Tenemos dos tipos de hierro fundidos:
  • 1.- Hierro fundido revestido:  Posee un revestimiento que aparentemente no produce daño a la salud pero que con el tiempo se va gastando y podría pasar a los alimentos pero que es aparentemente no tóxico. Incluso hay expertos que lo recomiendan para quienes tienen falencias de hierro. Es muy aconsejable tener una buena olla grande para de hierro fundido para las sopas, legumbres cocinadas en grandes cantidades
  • 2.- Hierro fundido natural: Su primera característica es que es bien pesado, otra característica muy importante es que se va ir patinando con el tiempo. La primera vez se pega un poco. Con cada utilización la vamos a ir patinando, es decir luego de la utilización, la lavamos con agua caliente, nunca con productos para lavar los platos, esto es muy importante, lo máximo a utilizar es una escobilla si hay alimentos que no quieren salir. Luego de lavar con agua caliente se le pasa un paño con un poco de aceite para re-aceitarla. Con el tiempo y el calor, el aceite entra en los poros del sartén formando una pátina, mientras más pasa el tiempo más se transforma en antiadherente.  Es un material que dura más de 30 años y lo puedes heredar. A pesar que el precio puede ser elevado al principio. Si lo relacionamos con la duración, la inversión es muy baja.    
  • 3.- El fierro forjado Es un material que utilizaban nuestras abuelas, pero que ha vuelto a estar de moda debido a que no daña la salud. Es uno de los materiales preferidos de los chef porque tal como el fierro, al comienzo no son anti-adherentes, al pasar el tiempo se forma una patina transformándose en anti-adherentes y mas eficaces. Se cocina más rápido que el hierro natural. Se lava con agua caliente, se pasa una escobilla como máximo junto con un paño con aceite.Luego de unos meses es ideal para utilizar en los alimentos que se pegan como los huevos, omelette, panqueques, etc. y que no eran recomendados para el inox.
    Por el contrario, no es un material ideal para cocer a fuego lento, para esto es mejor el acero inoxidable.El fierro esmaltado, el fierro natural y el fierro forjado son complementarios.En cuanto a marcas para el fierro esmaltado son muy famosas entre los chef y los apasionados por la cocina Le Creuset y Stove.
  • b) Cocina al Vapor

    Es uno de los modos de cocina a privilegiar en la cocina saludable. Es una cocina suave, ideal para preservar los nutrientes de los alimentos y notablemente de las verduras.  Hay muchas opciones para cocinar al vapor:

    Las vaporeras de vidrio o acero inoxidable son bastante caras y no son ideales en base a su rendimiento.

    También están las Cocotte Minute, el problema es que son ollas a presión que calientan sobre los 100 grados celcius de temperatura destruyendo varios de los nutrientes de los alimentos.

    Para la cocina a vapor también podemos utilizar las ollas de acero inoxidable 18/10 que pueden ser puestas una sobre otra. Son de una calidad extraordinaria, sin embargo pueden ser de precio muy elevado. Y la idea de estos post es ayudarte a invertir en la calidad de los alimentos. Es por esto que para la cocina a vapor aconsejamos las paneras de bamboo chinas.

    Poseen distintos pisos que pueden ser agregados unos sobre otros. Pero se requiere una olla del mismo tamaño. Esta olla se le hecha agua hasta la mitad más o menos, se hace hervir  y se pone la panera de bamboo encima. Se encuentran en cualquier tienda asiática o en internet.

     

    c) Accesorios para la cocina sana

  •  Es indispensable:
  • Colador de acero, que sirve para lavar cereales finos como la quinoa o legumbres.- Un rallador con distintos tamaños y formas de orificios.- Grandes frascos de vidrio con tapa de goma para hermetizar y guardar legumbres o semillas. Comprar todo a granel es una mejor alternativa, ya que sale más barato y se evitan los embalajes que contaminan el ambiente.  Son muy útiles para todo lo que es fermentación.

  • d) Mezcladores

    Ideales para acelerar el trabajo, preparar mayores cantidades y realizar algunas preparaciones como el puré de legumbres, imposibles de realizar a la mano.

    El de menor presupuesto es el manual que puede servir para hacer puré, sopas y para homogeneizar algunas preparaciones de pastelería.

    Es importante que el pie sea de acero inoxidable y no de plástico porque como lo utilizaremos para sopas, lo utilizaremos en alimentos calientes.

    Si puedes comprar uno que tenga como accesorio un envase, te pudiese servir para hacer un puré de almendras, muy utilizado en la pastelería.

    Luego, si tienes los medios, es bueno adquirir un mezclador eléctrico. Hay desde el robot multifuncional hasta las jugueras. Hay unos modelos que cumplen ambas funciones y en la base se puede instalar un jarro de batidora o un robot multifuncional. El robot es útil para realizar masas de tartas, pasteles, etc.


  • e) Moldes

    Para los pasteles, las tortas, las galletas. Hablaremos en detalle cuando enseñemos pastelería saludable pero a grandes rasgos, se repite lo mismo que en la batería de cocina en lo que es materiales: evitaremos todo lo que es teflón y antiadherentes.

    Se puede utilizar silicona pero de muy alta calidad, que resiste la alta temperatura, la cerámica y los de acero, luego los tradicionales en cerámica, tierra cocida, vidrios, etc.


  • f) Horno

    Es muy importante conocer su horno. Porque a pesar que uno lo configura a una temperatura específica el rango puede variar enormemente. Para saber si el horno está bien calibrado la forma más simple es comprar un termómetro adaptado para el horno en una tienda especializada y comparar la temperatura real con la temperatura mostrada  y así conocer la diferencia.

    Otro método es con azúcar, cuyo punto de fusión es de 186 grados C . Por lo que si pones azúcar blanca en un pequeño recipiente al horno, a una temperatura de 110 grados y la dejas 10 a 30 minutos o una hora. Si el horno está realmente a 110 grados, el azúcar se mantiene entera, en estado granular y no se licúa.

    Otro test es poner el horno a 190 grados. Si a 190 grados no se licúa es porque hay un problema de calibración.

    Es importante mencionar que tanto en el horno como en las ollas es necesario siempre vigilar, probar, etc. independiente que las recetas indiquen una cierta temperatura y una duración  porque cada horno es distinto.

Con estos tips esperamos que tu estilo de vida mejore y puedas cocinar alimentos más ricos y nutritivos. Recuerda que son los pequeños detalles que hacen la diferencia en tu vida y en la de los que más quieres.

No han comentado aún

Escribe un comentario

Tu email no será publicado.

0

Your Cart